No me vas a ver

Te odio. Desde el momento en que te vi al entrar por esa misma puerta, te odio. Sin embargo, no existe una razón puntual, algo especifico que determine mi odio hacia vos, solo una suma de acontecimientos y características. Tomemos por ejemplo a tu pelo, tan asquerosamente oxigenado, tan horrorosamente parecido más a una escoba que a una cabellera humana. Todos van a hablar de mi esta noche! -te imagino despertando y exclamando, como si fuera el acontecimiento del año, y acto siguiente masajeando tu cabeza con ese menjunje de olor putrefacto. Haciendo caras frente al espejo, aumentando tu ego, cargando tu batería de cinismo. Y luego, en la calle, los comentarios, que fueron todos buenos, porque, enfrentemoslo, no hay nadie en esta ciudad que te haya dicho una sola realidad. Están acostumbrados a tu velo de falsedad, algunos saben lo peligrosas que pueden ser tus palabras y por eso te temen, otros simplemente lo ignoran, no esperemos que sean todos tan lúcidos como vos.

No me vas a verRecuerdo muy bien cuando estábamos preocupados por tu salud, habías presentado tu minúscula muñeca ante el filo de la navaja, orquestando una escena minuciosamente planeada para que en el momento exacto en donde perdías la consciencia, entre tu hermano al baño y todo el mundo te volviera a prestar atención. Y ahora una cicatriz más te recuerda ese momento en donde descubriste una nueva forma de manipulación hacia tu entorno. La primera vez que te visité en el hospital te sorprendí sonriendo satisfecha. Ese día la poca tolerancia que te tenía(porque, hubo una época en donde mi odio era contenido por convención social) se esfumó, nuestras miradas conversaron silenciosamente sobre el acontecimiento y grabé en tu retina el adiós inminente.

A veces se hace insoportable este odio, como cuando estás enamorado, sabés que lo estás, tus tripas arden ante la sensación, tu mente se esparce en el limbo, te encontrás eufórico, ansioso, desprevenido. Y sin embargo no podés explicar por que, solo sabés que amás. De esta manera, yo te odio. Como el mundo odia al día, echando luz en lugares que deberían quedar ocultos.

Vomitaste kilos de pura envidia después de cada cena durante tanto tiempo. No podías ver como tus amistades estában en buena forma mientras vos tenías algún que otro rollito, no era aceptable, vos, el centro de atención del universo, fuera de estado físico. Ahora estás raquiticamente demacrada. Te salio bien. Como todo lo que hacés.

Estábamos en el pub cuando me cruzaste y hablaste después de tanto tiempo de ignorarme(otra de tus virtudes, ignorar a la gente porque creés que algunas personas al azar no son dignas de recibir tu palabra), interrumpiste mi estado hipnótico frente a la pantalla para llevarme hasta un lugar más ruidoso y oscuro. Esa noche brillaba tu narcisismo, tus poros transpiraban ansiedad, me preguntaste por que te miraba mal, como si fuera mi deber informarte. Hice lo que mejor se hacer, devolverte el favor en la misma moneda, volví a mi estado frente a la pantalla, vaciando la cerveza en mi boca y llenando mi estomago de confusión. Escuché una botella rompiéndose cerca de mi ubicación, y cuando giré estabas gritándole a la pared, como si ella tuviera la culpa de no poder prestarte atención. Y tuve que presenciar la escena más desagradable de todas las que vi en donde vos eras protagonista; la mezcla de alcohol con la poca comida que todavía estaba en tu interior terminó en las ropas de un desconocido y otra vez hubo que hacer de tu padre, había que limpiarte.

Ahora, que estás en frente mio, dejando correr por tu cara esas lágrimas de sangre, partiendo tu personaje en dos, volvés a perderte de la realidad y te retirás hacia ese otro mundo que creaste en tu interior, ese en donde hacés creer al resto que está todo bien, que hay más gente como vos y mantienen conversaciones inconexas, pero con sentido para ustedes. Volvé, esta es la última vez que me vas a ver, no voy a permitir que juegues conmigo como jugás con todos. Volvé, tenés que bajar a abrirme cuando termine de vestirme.

Una Respuesta a “No me vas a ver”

  1. Norma dice:

    Me encantan las fotos!.No te enojes, son muy buenas!

Deja un comentario