Y nunca más compré ahí

Hace casi ya dos años escribía un artículo bastante embroncado sobre la mala atención, la falta de tacto y la incompetencia de uno de los dos o tres vendedores más grandes del país: Tematika.

Todavía siguen apareciendo comentarios colgados de gente que pasa por el blog y se descarga un poco o deja en claro que en su caso nunca han tenido problemas. Y obviamente el encontrar mi post por sobre el sitio de ellos en una busqueda de Google, me arranca una sonrisa.

El punto es que desde que escribí ese post nunca volví a darles un solo peso, me terminé inclinando por completo a Cúspide y demases librerías no tan populares. Y estoy satisfecho con el trato de todas aquellas, sin mencionar la disponibilidad(aunque todavía no puedo encontrar el cuarto libro de The hitchhiker’s guide to the galaxy por ningún lado).

Es una lástima que el libro en papel esté desapareciendo de a poco(tal vez no tanto como parece a simple vista), aunque siempre vamos a estar los fanáticos que vamos a mantener viva la tradición.

No hay nada más lindo que romper el celofán/nylon/papel de regalo, y sentir el viento de las hojas nuevas de un libro, la textura de ellas, ver la tipografía en su tamaño justo, la separación de las lineas milimétricamente exactas. Una completa armonía(por no decir fiesta) ocular. La magia de esas primeras páginas en donde la situación es un poco borrosa para luego volverse más clara(o no) y en unos días(o semanas) cerrarlo por el otro lado y sentirse completo, al menos por un rato.

Ah, sí, para los cds/dvds todavía uso Mu$imundo, ML y si no se consiguen en Argentina(como suele suceder), las redes de torrent de turno.

2 Respuestas a “Y nunca más compré ahí”

  1. Pablitt dice:

    Gracias, lo robé de algún lado :P

    Y si, un libro usado tiene aún más magia. La pantalla por más buena que sea nunca podrá llegarle ni a los talones de un libro.

  2. Sr D. dice:

    Me gusta el nuevo diseño.
    Estoy de acuerdo en que solo quedaran para los fanáticos.
    Para mi el leer un libro me genera mas cosas de las que puede generar una pantalla.
    Por otro lado el tomar un libro con hojas amarillentas, libro que uno leyó hace tiempo y descubrir en él nuevas emociones es irreproducible con una pantalla.

Deja un comentario